¿Qué Fue De?

El degradado de las mangas me resulta un poco demodée, camiseta de portugal pero los uniformes en general son correctos. No obstante, el resultado general es sobrio y respetuoso con el espíritu de la selección brasileña. Como en el caso de Alemania, creo que no resiste la comparación, pero la idea en general ya es un acierto. Japón. Si fuera por camisetas solo (sin contar el resto del uniforme), la local de Japón igualaría a la visitante de México como la mejor de la cita. El uniforme visitante, que vistió la selección argentina ante España en el célebre 6-1 del pasado mes de marzo en el Metropolitano, es negro. Hago una excepción con la camiseta visitante, la blanca, que incluye una bandera serbia vertical a lo largo del dorso. Brasil. Es una de las favoritas y de los santos y seña de Nike, pero a pesar de ello, la firma de Oregón no ha hecho una excepción con la canarinha y ha presentado una camiseta más bien sosita, sujeta también al horrendo zig zag de las mangas.

En este caso, además, como sus uniformes los hace Nike, encontramos más de lo mismo. Con su filosofía de este año de recrear diseños míticos, lo tenían hecho: inspirarse en aquel mítico modelo. Adidas creó en 1984 un uniforme soberbio para los ‘diablos rojos’ y este año no tenían más que fijarse en él. En cuanto al uniforme reserva, comprobamos que Nike ha ‘colado’ el zig zag de las mangas, pero suben nota al esbozar una cruz de san Jorge. Puma se ha currado una camiseta para Suiza con unos dibujos que representan la topografía montañosa del país. Teniendo en cuenta que no es la mejor camiseta que la firma del diamante ha hecho para la selección andina, los motivos dorados en las mangas dan un toque elegante sin estridencias, muy de la marca de Manchester. De nuevo la firma alemana se trabaja algo diferenciador, aunque no sea una idea excesivamente original. Quizá eso explique que los uniformes de esta firma para Túnez sean bastante flojos. Polonia. La selección polaca es una de esas que, pase lo que pase, suele llevar un uniforme aburrido a las grandes citas. A priori, optar por el blanco y negro no es mala idea, pero si la de 1990 triunfaba era por el pegotazo de color que le ponía al siempre soso uniforme alemán.

Otro detalle, y entramos de lleno en el mundo de la sastrería, es que la de hace 28 años era de dos piezas y el diseño de la bandera se extendía hasta las mangas. Además, era un diseño muy bonito. Además, recupera el pantalón negro y las medias blancas de toda la vida. Sus puntos fuertes son el regreso del pantalón azul marino y del dorsal en rojo. Aunque se presenta con pantalón blanco, en el amistoso de Madrid Argentina los llevó en negro, lo cual me da una pista de que de nuevo, camiseta seleccion portugal la FIFA y los árbitros se empeñarán en presentarnos un fútbol de monocromos contra monocromos. Otra cosa es que la FIFA y los árbitros les dejen. Admito que es una manía personal mi rechazo a las equipaciones de este color, pero reconozco que el efecto con las franjas albicelestes no es feo. Inspirada en el modelo de 1993, la camiseta local tiene como novedades más llamativas un leve degradado en las franjas celestes y las tres rayas de Adidas en negro. Sin usar cuadros rojos y blancos, es inmediatamente identificable como una camiseta de Croacia. Sus cuadros (el sahovnica) son los que son. Por poner un pero, el dichoso dibujo de encelograma de las mangas y que fijarse en los bordes de los cuadros rojos hacen pensar a uno si no está borracho.

Una pena. Mi nota: 7/10 (que podría haber sido un 8,5, insisto, si tenemos en cuenta solo la primera). Cuando todo el mundo esperaba expectante la primera equipación, resulta que la segunda es casi mejor. A la segunda equipación, ni un pero: refleja perfectamente el espíritu de la suplente de 1990, con un toque retro pero sin caer en anacronismos. Está muy bien resuelto el toque retro. Suecia. Ya es mala suerte que te toque jugar en el mismo grupo con dos de las selecciones que mejores uniformes llevan. Curiosamente, ambas selecciones comparten colores. Los diseños ‘pajareros’ son muy africanos y creo que casan perfectamente con la filosofía de las selecciones del continente negro. Del segundo me gusta el detalle de que las mangas sean negras por detrás pero no por delante. Segundo, por el detalle de la parte izquierda de la camiseta, con unas formas geométricas inspiradas en la ‘mulera’, la alforja que llevan los cafeteros colombianos colgando en ese hombro. Una parte es más oscura que la otra. Así, la primera equipación de Nigeria recuerda a la que las águilas verdes llevaron en el Mundial de 1994 (es decir, que con Nigeria, Nike se ha hecho ‘un Adidas’).

Publicaciones Similares